Al grito de ¡HU-HA!!

Al grito de ¡HU-HA!!

   Después de todo el trabajo que hay detrás de cada botella, hay que llegar finalmente al consumidor. Si conocen el tipo de vino y les gusta, van directamente a comprarlo, pero si no es así, hay que llamar su atención de alguna manera y, como suele ser habitual, una de las mejores formas es través de los ojos. Porque como bien dice el refrán “Se come más por los ojos que por la boca”.
 
 
 
    Dentro de esta línea tenemos el vino con nombre HU-Ha de Valencia, que como todos sabemos, durante muchos años fue muy conocida por la famosa “ruta del Bacalao”, que revolucionó la noche entre los años ochenta a noventa. Lo último que podríamos imaginar es que de aquella etapa surgiera un vino de la variedad Bobal del DJ Chimo Bayo que fue el creador del himno “Así me gusta a mí”, elaborado por bodega Arráez.
 
   Reconozco que lo tomé y degusté con esmerada atención la primera vez, por ver lo que iba a encontrar con este nombre. ¡Y sorprendida! Estaba ante un vino alegre, desenfadado, frutal, con colores cardenales y violáceos, con potentes aromas de fruta fresca y con un paladar vivaracho. A pesar de todo, sigo prefiriendo la cata a ciegas para evitar posibles influencias por el aspecto.

 

Gracias por estar al otro lado. 
Yolanda Hidalgo 
¿Sabes qué vino regalar?

¿Sabes qué vino regalar?

El valor del obsequio no está en el precio, son en el detalle de quien lo hace y elige pensando en la persona que lo va a recibir. Si te gustaría regalar vino, te dejamos unas orientaciones para la selección por si no sabes bien qué vino regalar. El vino es una buena opción de regalo, porque si les gusta seguro, que siempre se acordarán de aquella primera vez que lo probó.

Pequeños consejos para todos los gustos:

  • Si no le gusta mucho el vino, seguro que aciertas regalando un semidulce o dulce. Normalmente, a este tipo de persona el único vino que beben es de este tipo. Aquí tienes un gran abanico de posibilidades que va desde un Pedro Jiménez (PX) de Jerez o de Montilla-Moriles, un tinto dulce, hasta un moscatel de Málaga, etc.
  • Otra opción es una caja de Champagne o Cavas, que seguro siempre tendrá un buen motivo para abrir una botella y celebrar. Unas botellas de espumoso en casa nunca sobran.
  • Otra opción es regalar una botella de magnum, es decir, de un litro y medio de vino. Es lo mejor para las comidas familiares. Además, se puede personalizar y firmar al ser tan grande. Sin duda este es un buen regalo si le gusta el vino.
  • Si conoces sus gustos, otra opción es regalar vino con temáticas. Seguro que hay etiquetas que van con sus aficiones, pasatiempo o hobby. Un regalo original con el que le sorprenderás. En este caso, os sugiero que regaléis de tres a cuatro botellas diferentes como máximo, una para cada momento.

Y por último, la más importante, no olvides ponerle una nota con unas palabras que haga al regalo aún más personal y único.

En nuestra TIENDA podrás encontrar los vinos para ese obsequio, también, si nos mandas un correo te podemos ayudar en el selección.

Seguro le gustará!!

GRACIAS POR ESTAR AL OTRO LADO

Yolanda Hidalgo

 

 

Beaujolais nouveau

Beaujolais nouveau

Vente conmigo a descubrir el vino “Beaujolais nouveau”. Algunos dicen que es  un vino divino y otros piensan que es una estafa. Independientemente de esto, es asombroso cómo se puede producir, envasar y enviar unos treinta millones de botellas a todo el mundo a casi dos meses después de la vendimia en Francia. Os lo cuento con más detalle en el vídeo. 

 



Gracias por vuestra compañía y complicidad.
Besos
Yolanda Hidalgo
 
Vinos ecológicos

Vinos ecológicos

 
Viñedo ecológico de Ronda. Bodega F.Schatz. 
 
¿Qué diferencia los vinos ecológicos de los convencionales?. En este podcast hablamos sobre las claves que te ayudarán a conocer más estos vinos. 

 
 
Gracias por vuestra compañía.
Besos
 
Yolanda Hidalgo
ACINIPO

ACINIPO

¿Cómo describir las muchas sensaciones que Acinipo me ha regalado en innumerables ocasiones? Sentada bajo la sequoia sempervirens que hay en el jardín de la Finca Sanguijuela, el sol pasa tímidamente por sus ramas centenarias;  llegan hasta mí. Se respira un aire limpio de aromas balsámicos de resina de los árboles que hay alrededor; el suave romero también hace acto de presencia recordándome un paseo por la sierra una tarde fría de invierno. Doy un pequeño sorbo a la copa; suave y sedoso entra en mi boca, sintiendo a su vez la vida que hay en su interior. Saboreo su espíritu alegre por su equilibrada acidez; elegancia en boca con un sello tan personal que sólo Federico Schatz consigue con sus barricas.

Pionero en la agricultura ecológica- biodinámica en Andalucía, sabe entender el apego a la tierra, el cultivo respetuoso con la menos intervención posible, aprovechando al máximo las características de la Finca Sanguijuela. Con el pasado como referente y sensible al poso arraigado de la historia, tanto de la viña como de quienes están unidos a ella;   extrae los matices y aderezos que la tierra le brinda en un lenta pero intensa, relación con el entorno, personal y natural.

De su Alemania natal, Federico trajo una variedad inédita en España (la “Lemberger”) que se cultivaba en algunas zonas de Alemania, Austria y Hungría. Un vino muy original debido a que es la única bodega en España que tiene un “monovarietal” de Lemberger. Pero Acipino no es sólo un vino, también es una ciudad con mucha historia. A pocos kilómetros de la Finca Sanguijuela donde se elabora, existe un yacimiento arqueológico muy importante. Los restos más antiguos se remontan al Neolítico, teniendo continuidad con la Edad de Cobre y del Bronce, aunque fue en la época romana cuando vivió su mayor esplendor en el siglo I d.C.

En el periodo romano donde Ronda era conocida como Arunda, la actual Ronda. se desarrolla una gran actividad económica en torno a la ciudad de Acinipo. Prueba de ello son las monedas encontradas, en las que, curiosamente, se puede ver acuñada un racimo de vid. Esta intensa actividad comercial decae a lo largo del Siglo III y en el siglo VI mudando este núcleo de población a Arunda.

Llama la atención que Acinipo se conozca también como “Ronda la Vieja” por ser considerado como antiguo asentamiento de esta ciudad; cuando en realidad, ambas ciudades coexistieron en el tiempo. Y como en otras zonas de Europa, también se vio afectada por la entrada de la filoxera en los años 1878, desapareciendo en parte la vitivinicultura. Durante este tiempo la tierra de vino de Acinipo permaneció dormida hasta septiembre de 1982, donde un aventurero y emprendedor  Federico Schatz, llegó a Ronda; encontrándose las condiciones adecuadas en la Finca la Sanguijuela para llevar a cabo su proyecto de una bodega familiar.

La finca ya contaba con una pequeña viña, así que prácticamente fue llegar y ponerse manos a la obra, sacando ese mismo año su primer vino. La experiencia sirvió para comprobar que, a pesar de la antigüedad de las cepas, la calidad no era la esperada; empezando así una ardua tarea que duraría desde 1982 hasta 1995. Ensayando con variedades y portainjertos para encontrar los seis tesoros Schatz. Iniciativa a la que se unió en los años 90 nada menos que el  príncipe Alfonso de Honhelohe. Toda una aventura ya que a pesar de la historia vitivinícola de Acinipo, en aquel momento Ronda no era una zona apta para plantar viña.

Trece años después saca su primer vino al mercado, fruto de mucho trabajo y lucha con la parte administrativa de la Junta de agricultura de Andalucía. Como la finca contaba con una pequeña viña fue más o menos fácil conseguir los derechos históricos de plantación, pero no fue sencillo conseguir un registro como “Bodega no catalogada”.

Paladar de Reyes

Paladar de Reyes

Autora del dibujo Teresa Salguero Fontán
 
Después de recibir el año con ilusión, llega la noche de reyes magos, una de las más especiales del año, en la que esperamos nerviosos e impacientes a ese mágico momento que queremos vivir lo más intensamente posible, aunque el tiempo va pasando y ya no se es un niño. Y todos,  mayores y pequeños, nos resistimos a caer en los brazos del sueño, para descender inquietos hacia el pasadizo de la imaginación y la fantasía iluminada por esa estrella de Oriente. Despertaba y deslizaba los pies hasta el fondo de la cama para así poder tocar los regalos dejados encima, sintiendo que aún no se había marchado la magia. Y salía con miedo de la habitación por si me encontraba algún rey mago.
 
En esta noche dejamos agua para que los camellos y una pequeña bandeja de dulces y otras cosas para que pueden coger fuerzas para todo el recorrido. Todo esto acompañado de una copa de vino para cada uno de nuestros reyes de Oriente.
 
A Melchor que proviene de Europa  y al que siempre vemos con su larga barba blanca portando el oro como ofrenda al niño Jesús, el rey mayor, con experiencia. Para él, un vino tinto reserva con un largo recorrido en la vida como ha sido la suya. Con muchos aromas terciarios de la crianza en barrica con matices especiados y redondeado por su tiempo en botella. Aunque pensándolo bien, como hace tanto frío por la noche, tal vez le guste tomar un reconfortante vino caliente alemán con canela, clavo, naranja… Tendremos que tener los fogones preparados o dejar un termo caliente y unas tazas.
 
Para Gaspar, el más joven de los tres reyes de oriente, el pelirrojo que, aunque parece que procede de Escocia, viene de Asía portando el incienso como ofrenda. Disfrutaría de un vino espumoso blanco o rosado, con mucha fruta blanca y recuerdos de aromas de panadería como levadura, brioles y mazapán. Aunque, por su origen tal vez le apetezca un Sake que haga entrar en calor al cuerpo.
 
Y por último, Baltasar, el exótico del grupo, de piel negra con turbantes de colores llamativos y alegres, que viene de la lejana y misteriosa Babilinia. Por la influencia de las colonias portuguesas que también están relacionadas con los ingleses, creo que disfrutaría mucho de un copita de Oporto, de una quinta pequeña o tal vez también, por traer la mirra al Niño Jesús, una resina aromática, le encantaría un vermut por tener ese componente aromático de vino especiado.
 
Todo acompañado de mazapanes, turrones y el roscón de Reyes.
Ya tenemos garantizado para otro año más ese guiño mágico de sus majestades de Oriente.
 
Y a tí gracias, por estar ahí,
Besos
 
Yolanda Hidalgo