Hay vinos que se crían en la calma y tranquilidad de un antiguo oratorio del año 1700, ahí es donde se en cuentan las tinajas de Domblasco. 
 
Gracias por estar al otro lado. 
Yolanda Hidalgo