Es mágico el momento que se respira cuando la venencia entra en escena con el vino de Jerez. Con pose elegante y torera, como un experto equilibrista, llena el catavino. Esa conexión se da entre la venencia, la persona y el catavino. Todo se convierte en un momento...